Inversionistas en México recalibran precios

0
44
  • Los resultados electorales del 2 de junio provocan cautela ante anunciados cambios constitucionales
RedFinanciera
 
Analistas financieros de Invex señalaron que los resultados de la elección del pasado domingo obligan a los inversionistas a recalibrar precios ante un escenario que no era el esperado.
 
Aunque el proceso ha sido pacífico, la posibilidad de que se activen reformas constitucionales importantes en el Congreso a partir de septiembre hará que, tanto en el exterior, como a nivel local, los participantes actúen con cautela.
 
Los movimientos de ayer probablemente contengan elementos de sobrerreacción, pero habrá que ver en las siguientes semanas cómo se ajustan los niveles de riesgo y la ubicación de las expectativas. Por el momento, no se han corregido estimados, ni posiciones posiciones, que ya tenían un tono más bien conservador.
 
Se exlica que con una mayoría prácticamente calificada en el Congreso de México, el partido gobernante retomará la agenda de reformas constitucionales que podrían incidir negativamente sobre la confianza de los inversionistas privados. Sin que por el momento éste sea nuestro escenario central, no podemos hacerlo de lado. Lo que sí es prácticamente un hecho, es que la nueva titular del Poder Ejecutivo probablemente no tendrá campo para reducir el déficit público en 2.5 puntos porcentuales del PIB durante el primer año de su administración, sobre todo si continúan los principales proyectos que queden pendientes de la presidencia de López Obrador.
 
Con información al cierre de los mercados, la coalición gobernante necesitaba unos cuantos escaños más en el Senado para obtener una mayoría suficiente para realizar posibles cambios a la Constitución.
 
Se agrega que algo que podría representar un riesgo es que se retomen algunas de las propuestas del presidente López Obrador que requerían reformas constitucionales y que podrían afectar la confianza de inversionistas en ciertos sectores.
 
En particular, podría retomarse la discusión sobre las AFORES, la reforma eléctrica que fue declarada inconstitucional por la Suprema Corte, la reforma a la Ley de Hidrocarburos, el funcionamiento o estructura de organismos autonómicos, entra otras acciones que den mayor preponderancia al Estado en los sectores estratégicos del país.
 
Déficit elevado, principal riesgo
 
Con relación a la actividad económica, el principal riesgo que detectamos para 2025 es la permanencia de un déficit elevado. Ante el compromiso de concluir las obras que queden pendientes del sexenio actual, la continuación, e incluso posible ampliación de programas sociales y los compromisos de campaña de la nueva presidenta, podrían mantener al déficit público alrededor de 5.0% del PIB y no llevarlo a 2.5% como lo prevé la Secretaría de Hacienda.
 
Asimismo, habrá que ver si no se reactivan programas como el Paquete contra la Inflación y la Carestía (PACIC) u otros que representen un gasto adicional para el Gobierno en un entorno donde los precios de los insumos básicos podrían aumentar por riesgos climatológicos adversos, conflictos geopolíticos y afectaciones a la cadena de suministros.
 
Para los analistas de Invex, se mantendrán los estimados de crecimiento e inflación. No obstante, habrá que prestar atención a posibles acciones que pudieran llevarse a cabo durante la siguiente administración en México.
 
Los movimientos de ayer probablemente contengan elementos de sobre reacción, pero habrá que ver en las siguientes semanas cómo se ajustan los niveles de riesgo y la ubicación de las expectativas. Se vienen semanas de una incertidumbre mayor ante la entrada del nuevo Congreso, y posiblemente en el resto del año ante eventos que pueden delinear si la política pública será de enfrentamiento con el sector privado; desde nuestra óptica no consideramos aún tal escenario.
 
Tasas al alza
 
Se explica que para México, las tasas inician la semana con fuertes alzas en toda la curva de rendimientos. En promedio el alza se ubica alrededor de 15 puntos base. Esto como reacción al resultado de la elección, que, si bien el mercado tenía por descontado a nivel de la Presidencia, la constitución del nuevo Congreso (Diputados y Senadores) marca la posibilidad de mayoría calificada para realizar cambios constitucionales.
 
En INvex no descartan mayores episodios de volatilidad en las tasas de interés, por lo que la cautela para invertir en tasas fijas y plazos largos se debe mantener a pesar de los niveles atractivos que puedan alcanzar las tasas a lo largo de estas jornadas. Vienen decisiones de la FED y de BANXICO con relación a sus políticas monetarias y, al menos a nivel local, las cotizaciones de los futuros de la TIIE consideran que no habrá una baja en junio, a diferencia de hace una semana.
 
Se considera que las posiciones en tasas revisables con plazos de entre uno y tres años aportan niveles de rendimientos ligeramente en un rango entre 11.07% y 11.15%, con protección ante los episodios de presión y alza de tasas fijas como el del inicio de esta semana.
 
Asimismo, las tasas reales cortas, con un entorno de inflación estacada también seguirá aportando valor en nuestras posiciones de UDIBONOS.
 
Se observan más episodios de sobrerreacción las tasas fijas nominales, por lo que se mantienen las subponderaciones, sobre todo los plazos largos de este tipo de papeles.
 
Ante los hechos políticos mencionados, existen posibilidades que los Certificados Bursátiles, tanto de tasa real, como de tasa fija, presenten cierto nivel de volatilidad y menor volumen de operación. Sin embargo, con los niveles altos que aún tienen la TIIE Fondeo a un día y la TIIE a 28 días (11.00% y 11.25%), es más posible que los papeles privados de tasa flotante se mantengan estables. En las carteras de deuda bancaria y corporativa continuaremos conservando papeles de tasa revisable con niveles de riesgo crediticio que oscilen entre calificaciones AAA y A. Cabe señalar que se colocarán sólo algunos Certificados Bursátiles en el mercado primario durante junio.
 
Tipo de cambio
 
En cuanto al tipo de cambio, dados los resultados electorales, sobre todo en la conformación de nuevo Congreso en México (diputados y senadores) con mayoría calificada para Morena; estamos observando un movimiento brusco en favor del dólar, con niveles cercanos al $17.75 pesos y un incremento intradía alrededor del 3.0%.
 
Hay elementos para considerar que puede haber una sobrerreacción en el corto plazo. Si duda habrá más episodios de incertidumbre en el horizonte cercano que puedan influir sobre la cotización; sin embargo, los fundamentales de la economía, sobre todo por las cuentas externas y el diferencial de tasas, se mantienen estables y deberían de servir como ancla para el movimiento cambiario en el futuro previsible. Mantenemos la idea de un tipo de cambio en un nivel de 18 pesos por dólar a fin de año.
 
Mucha cautela
 
La cautela ha sido más evidente en los últimos días en los mercados accionarios. En el caso particular de Estados Unidos se toman un respiro después de la recuperación que mostraron durante gran parte de mayo.
 
La ausencia de noticias corporativas que detonen el interés de los inversionistas pone en evidencia la fragilidad de los mercados en momentos en donde el cuestionamiento sobre las valuaciones sigue siendo una importante variable para considerar, con referentes que tocan máximos históricos a pesar de que el argumento de un pronto y rápido viraje del FED (que inyecte liquidez) se ha esfumado.
 
Como hemos dicho a lo largo del año, la narrativa se ha acomodado ahora en la del crecimiento y la expectativa de una expansión cercana a 10% en las utilidades del S&P 500 en 2024 y cifras positivas en el arranque del año, en especial en sectores de Tecnología y Comunicaciones, han servido de soporte e incluso catalizador para ciertos referentes.
 
Bolsas negativas
 
El S&PBMV IPC sumó su tercera semana consecutiva a la baja y comenzó esta semana con una fuerte corrección encabezada por el sector financiero ante los resultados de la contienda electoral antes mencionados.
 
La posibilidad que se ha manejado en los últimos días respecto a impuestos a las utilidades del sector financiero, así como el posible efecto que pueda seguir existiendo en otras industrias que han visto acciones sobre las licitaciones o concesiones en las que participan impacta el apetito por riesgo; así como en aquellas empresas con exposición a deuda y costos en dólares por la depreciación de la moneda mexicana frente al dólar. El referente se ubicó por debajo de los 52,000 puntos durante el lunes.
 
Adicional a ello, las noticias corporativas no fluyen necesariamente del lado favorable en un mercado además que encuentran menos argumentos desde el punto de vista del crecimiento y la revaluación de múltiplos que en el exterior; además de no contar con emisoras que puedan lucir atractivas desde la narrativa de Inteligencia Artificial.
 
El mercado sigue perdiendo nombres, ahora con el turno de CERAMIC, no era una empresa con demasiada relevancia en los portafolios de inversión por su poca bursatilidad, pero se deja una vez más en evidencia el poco atractivo en un mercado en donde son las mismas empresas las que dominan los referentes y sin la llegada de nuevos emisores.
 
La reacción del mercado es demasiado violenta y en momentos como estos no es lo más recomendable salir de las posiciones, podría existir una mayor calma que permita recuperación en emisoras cuyos fundamentales siguen siendo sólidos a pesar de los riesgos que puedan deslumbrarse sobre la inversión. Sin duda, el mercado podría mantenerse volátil y los múltiplos presionados.